Diseño de ambientes

Es cierto que cada casa es un mundo y que en cada familia predomina un determinado estilo original que la hace única. Sin embargo, hay algunos patrones a tener en cuenta al pensar la decoración de los espacios. Es que en cualquier casa cada ambiente cumple con funciones específicas y tiene un aire propio. Así, el dormitorio de los adultos, el de los niños, el de los adolescentes, el baño, la cocina, el living y el comedor son espacios en los que se desarrollan actividades diferenciadas. En cada uno de ellos se debe crear una atmósfera distinta, acorde con los usos que se les dan. En este sentido, es importante que todos los ambientes estén diseñados con un mismo criterio general, pero que logren un estilo distintivo, para resaltar sus funciones y para hacer de una casa un espacio de espíritu plural.

Por otra parte, cuando Ud. decide redecorar su casa puede hacerlo en una sola habitación o en todas. En cualquiera de los dos casos es útil conocer los secretos de la decoración para los distintos ambientes, así Ud. sentirá seguridad y confianza al consultar a los decoradores profesionales contratados. En BEAUTIFUL-HOUSE.NET realizamos una descripción detallada de los principales aspectos a tener en cuenta al momento de decorar cada ambiente en particular.

Dormitorio de adultos

Este ambiente de la casa es crucial dado que puede llegar a ser el lugar ideal para reponer energías y enfrentarse día a día a todas las actividades del mundo moderno. Un dormitorio bien diseñado es un verdadero paraíso y un remanso en el que reina la paz y la comodidad. Al cerrar la puerta de este ambiente puede ser posible olvidarse de los problemas al menos por unas horas, para descansar y sentirse mucho mejor al día siguiente. Quizás hasta ahora Ud. no haya prestado suficiente atención a su dormitorio o cree que decorarlo es sólo una cuestión de estética. Por el contrario, encontrar el estilo, los colores, los muebles y accesorios adecuados al gusto personal es fundamental para transformarlo en un lugar relajante y en el que Ud. se sienta plenamente satisfecho. Ahora bien, ¿cómo decorar un dormitorio? Si bien el decorador de interiores que Ud. contrate se encargará de todo, siempre es bueno conocer algunos criterios básicos de decoración:

  • Elegir los colores favoritos. Nada mejor que acostarse, permanecer y levantarse en un dormitorio pintado con los colores preferidos, más allá de toda convención. Hay total libertad para elegir los colores de este ambiente, siempre de acuerdo con los gustos personales, aunque manteniendo el estilo general de la casa y manteniendo algún principio decorativo presente en toda ella (por ejemplo, pintar las paredes con una guarda superior). Los colores influyen en el ánimo de las personas, por ello es tan importante elegir para el dormitorio aquellos con los que una persona se siente más a gusto. En caso de que el color preferido sea un color fuerte, tal como el rojo o el fucsia, una buena idea es pintar este ambiente con un color complementario, para luego dar toques especiales con el color más llamativo. Los colores de un dormitorio deben ser tranquilizadores, por ello no se suelen recomendar los colores fuertes para las paredes y cielorrasos, dado que generalmente producen insomnio en las personas.
  • Considerar todas las actividades que se realizan en el dormitorio. Además de la cama, es preciso definir una zona para estudiar, trabajar y/o usar la computadora, otra para comer algo y otra para mirar la televisión. Para ello se pueden comprar muebles de máxima comodidad y estilo, tales como escritorios, sillas y sillones adaptables a este espacio.
  • Pensar detenidamente en la iluminación. La luz de un dormitorio es un aspecto central para lograr la relajación deseada. Debe ser suave y por ello se recomiendan luces con gradación y lámparas de luz cálida (amarilla). Para actividades puntuales tales como la lectura o el trabajo con la computadora es preciso contar con lámparas con luz focalizada y fuerte, ya que una luz difusa, suave y amarilla dificultará la tarea de leer.
  • Elegir telas de textura suave. Para que un dormitorio produzca una gran sensación de calma es importante emplear en él telas suaves y delicadas, que sean una verdadera caricia para el cuerpo y la mirada. Tanto sábanas, acolchados, fundas de almohadas, cortinas y alfombras deben producir gran comodidad. Las mejores telas son el algodón, la seda, el terciopelo y todo tejido agradable.
  • Seleccionar las cortinas adecuadas. Para lograr un ambiente privado e íntimo, no hay que olvidar cubrir las ventanas. Además, las cortinas permiten evitar que la luz del sol por la mañana hiera los ojos de quienes duermen apaciblemente. Unas buenas cortinas permiten a la vez filtrar la luz para que pase, pero sin que sea demasiado fuerte, así como también cubrir las ventanas por la noche para resguardar la privacidad.

Dormitorio de niños

El dormitorio de los niños es su espacio privado para estar tranquilos haciendo sus actividades. Debe tener, entonces, la marca inconfundible de cada pequeño. Hay que tener en cuenta que en un dormitorio infantil hay cuatro aspectos funcionales centrales, la cama, el sector para jugar, el sector para hacer la tarea y los lugares para guardar ropa, juguetes, libros y CDs. Para lograr el espacio que ellos desean los decoradores recomiendan:

  • Ante todo, tener en cuenta su opinión acerca de cómo quieren que sea su dormitorio. Es importante preguntarles cuáles son sus personajes y colores favoritos, así como también hay que saber cuáles son las actividades en las que invertirán más tiempo. También es una excelente idea dejarlos participar en la elección de telas, colores de pintura y muebles, para que logren el lugar perfecto.
  • Elegir un tema para realizar la decoración: ángeles, estrellas, seres fantásticos, animales, autos, mundo marino, aviones, deportes, princesas, etc.
  • Seleccionar el esquema cromático (o el empapelado) de acuerdo con el tema deseado. Es fundamental que la pintura sea lavable, dado que los pequeños suelen dibujar en las paredes. Aunque los chicos adoran los colores fuertes, hay que emplearlos en detalles o en partes de la pared para evitar la sobreexcitación que producen.
  • Agregar pequeños juguetes y adornos para recrear el tema elegido: estrellas fluorescentes en el techo, nubes de gomaespuma, imágenes de plástico en las paredes, etc.
  • Delimitar con claridad las zonas del dormitorio para cada actividad de los niños: aquellas para dormir, leer, jugar, hacer la tarea, jugar con la computadora, etc.
  • Optar por las luces adecuadas: una luz general suave para la hora de dormir, un velador para la noche y una lámpara potente para hacer la tarea.
  • Pensar especialmente el tratamiento de las ventanas en estos dormitorios. Para mayor seguridad de los niños se recomiendan las cortinas cortas, ya que evitan caídas, las persianas, para protegerlos, y el enrejado, para prevenir accidentes. Una excelente idea es repetir el estampado de las cortinas en acolchados, sábanas, almohadones, etc., para lograr un sentido uniforme.
  • Dedicar distintos elementos para guardar las pertenencias de los niños: guardarropas, estantes, cajoneras, canastas y cajas. Todos estos artículos deben tener un estilo infantil y colorido.

Dormitorio de adolescentes

Todos los adolescentes adoran tener su habitación propia porque, definitivamente, es uno de los lugares en los que pasarán más tiempo pensando en sus cosas, escuchando música a todo volumen y chateando o hablando por teléfono con sus amigos. La adolescencia es un momento vital en el que las personas necesitan consolidar su personalidad. Los adolescentes encuentran en su dormitorio el ambiente ideal para crear la atmósfera que los identifica por completo. En BEAUTIFUL-HOUSE.NET apuntamos algunas pautas que los decoradores profesionales siguen a la hora de pensar en la decoración para los chicos de trece a diecinueve años:

  • Ante todo, permitir que ellos decidan el estilo que quieren para su dormitorio. Ya se trate de una estética ligada a la música (el punk, la electrónica, el reggae, el pop, etc.), al deporte, al arte en general, a una película, etc., es importante que decidan ellos cómo decorar su espacio. De lo contrario se sentirán insatisfechos y, de todos modos, harán lo que quieran con el ambiente.
  • Incluir un escritorio grande para la computadora y también para estudiar y hacer la tarea. Es importante que en el dormitorio haya un sector bien delimitado destinado a estos elementos. También es útil contar con una silla cómoda, teniendo en cuenta que los adolescentes pasan muchas horas ante la pantalla.
  • Contar con suficientes espacios para que los adolescentes puedan guardar todas las pertenencias con las que definen su personalidad: ropa, zapatos, zapatillas, CDs, libros, revistas, maquillaje, objetos de colección, DVDs, etc. Con estantes, cajoneras, guardarropas, canastas y cajas es posible que el desorden típico de los jóvenes (varones y mujeres) sea un poco menor.
  • Habilitar, en lo posible, un baño propio dentro del dormitorio. De esta manera el adolescente podrá pasar horas allí sin detener al resto de la familia.
  • En caso de contar con línea telefónica en el dormitorio, colocar un teléfono con un cable extenso, para que el adolescente pueda charlar moviéndose sin problemas. Un teléfono inalámbrico también es una buena opción.
  • Incluir sillas y algún pequeño sillón para las largas conversaciones con los amigos, así como también para leer, escuchar música y mirar televisión. Es útil contar también con una cama, un sofá o un colchón extra para aquellos amigos que se queden a dormir.
  • Acustizar el ambiente para evitar que la música a todo volumen se torne una molestia general, cubriendo los pisos con alfombras y almohadones, y las paredes con tapices. Esto reducirá los ruidos, sin eliminarlos del todo, de modo tal que sea posible oír qué sucede dentro si hay algún problema.

Baño

El baño es un ambiente clave en toda casa, fundamentalmente por su utilidad cotidiana. Debe ser un lugar práctico y reconfortante a la vez, bien iluminado y agradable, en el cual sea un placer estar. Allí se inicia el día y allí también se finaliza, cuando al regresar todos deciden relajarse con una ducha. Algunos consejos insoslayables son los siguientes:

  • Hacer del baño, ante todo, un espacio funcional, ya que es un ambiente que se usa todo el tiempo. El espacio debe aprovecharse bien para que haya lugar suficiente y es fundamental que los componentes principales (inodoro, bañadera, ducha, botiquín, etc.) estén dispuestos de manera cómoda. También es importante que sea de materiales resistentes y de formato anatómico.
  • Definir un esquema de colores. Con nuevos colores un baño puede cambiar por completo. El color de los azulejos es de gran importancia, como así también el de las paredes y el cielorraso, ya que en su conjunto crean la atmósfera del ambiente. Por lo general, en los baños se emplea la gama cromática ligada al agua (azul) y a la naturaleza (verde), si bien cada persona puede elegir otros motivos, tales como el estilo glamoroso (blanco, negro y dorado) o el estilo campestre (marrón y naranja), entre muchísimos otros. Todo dependerá del gusto personal y del estilo general de la casa.
  • Controlar el tipo de materiales a emplear. El decorador de interiores se encarga de seleccionar materiales de gran resistencia ante el uso y la humedad, así como también seguros, para garantizar un baño de máxima eficacia. Los pisos deben ser antideslizantes y es importante que los elementos no tengan puntas afiladas.
  • Incluir muchas toallas, alfombras de baño, cortinas y otras telas suaves para reducir el aspecto duro de los materiales propios de este ambiente: metales, cerámicas, mármoles, etc.
  • Aprovechar el uso de la grifería como forma de decoración. Los materiales metálicos, plateados, dorados y cobrizos lucen realmente muy bien en un baño, ya que le dan un toque de brillo y distinción. Es importante que el estilo elegido para la grifería sea acorde al estilo pensado para el ambiente en general. Así, por ejemplo, para un baño glamoroso, nada mejor que grifos de línea minimalista en acero inoxidable.
  • Elegir con atención el tocador y los armarios. Estos son componentes fundamentales del baño, ya que son piezas de gran visibilidad y a la vez, de gran utilidad para guardar múltiples artículos de belleza, manteniendo el lugar ordenado. Existe una gran variedad de modelos, colores y materiales para armarios y tocadores, de modo tal que se deberán elegir aquellos que mejor combinen con el esquema cromático propuesto y el estilo del baño.
  • Incluir plantas verdes. La vegetación crea una atmósfera única en el interior del baño, relajante y natural. Además, el toque selvático da movimiento y suavidad a los elementos más rústicos del mismo.
  • Comprar accesorios que combinen con el estilo integral del baño y el esquema de colores. La cortina de la ducha, las cortinas de las ventanas, las toallas, las alfombras, los jabones, adornos, portacepillos y demás objetos deben ser armónicos y crear una unidad.
  • Elegir las luces adecuadas. Es preciso contar con el asesoramiento profesional para no incurrir en errores de iluminación: la luz azulada puede generar una imagen horrible en el espejo frente a ciertos colores de la pared.

Cocina

Una casa hermosa debe contar con una cocina hermosa: aún cuando es un lugar primeramente caracterizado por la funcionalidad (debe ser útil para cocinar, comer, lavar, etc.), también es importante que sea estéticamente atractivo, dado que allí se pasan muchas horas de la vida. ¿Quién no recuerda la cocina de su infancia por las mañanas o por las noches? Señalamos algunos criterios para que una cocina cuente con una decoración de gran nivel:

  • Definir un estilo acorde con el estilo general de la casa. Existen infinitos estilos para crear una cocina apetitosa: tradicional, moderno, italiano, español mexicano, oriental, etc. Todos los accesorios y utensilios deben responder a la estética elegida.
  • Decidir los colores de las paredes y el cielorraso. De acuerdo con el estilo seleccionado se pueden elegir los colores acordes. Así, por ejemplo, una cocina vanguardista podrá pintarse de blanco y gris, mientras que una cocina de estilo mexicano podrá pintarse de distintos tonos marrones, rojos y verdes.
  • Crear estaciones en la cocina. Actualmente ya no se usa hacer de la heladera, el horno, las hornallas y la pileta el centro de la cocina, focalizado en la acción de cocinar. Hoy estos ambientes son más grandes y por ello lo mejor es definir estaciones, es decir, espacios para limpiar, cocinar, guardar platos y utensilios, y comer.
  • Incluir, en la medida de lo posible, una mesa grande y sillas suficientes teniendo en cuenta las visitas de amigos y familiares.
  • Contar con alacenas y armarios suficientes para guardar la gran cantidad de utensilios y alimentos propios de una cocina. Ollas, sartenes, bandejas, platos, vasos, copas, tazas, jarras y muchos otros elementos deben mantenerse ordenados y para ello nada mejor que buenos muebles. Pueden pintarse para resultar más atractivos.
  • Emplear alimentos de forma decorativa. Las frutas resultan realmente atractivas en bowls de vidrio, del mismo modo que las pastas, las latas de conserva o frascos con especias pueden ser elementos claves en la decoración de una cocina.
  • Colocar plantas a lo largo del ambiente. Siempre es una buena idea incluir vegetación en una cocina, ya que el verde produce una gran sensación de vitalidad.

Living

Un living acorde a una casa hermosa debe combinar armoniosamente la elegancia y la practicidad. Esto significa que la decoración debe tener un toque de sofisticación para recibir a todo tipo de invitados, pero sin que por ello el living se vuelva un espacio acartonado e incómodo: es preciso recordar que, como el término mismo lo indica, tiene que ser un espacio para vivir, para entretenerse, relajarse y sociabilizar. Algunos consejos de los decoradores de interiores son estos:

  • Como en los demás ambientes, elegir el estilo de living acorde al de la casa en general, así como también el esquema de colores que lo vuelva atractivo y equilibrado. Estos dos patrones determinarán la elección de muebles, alfombras, accesorios y demás componentes.
  • Definir sectores funcionales dentro del living para las diferentes actividades que se desarrollan en este ambiente. Para demarcar zonas se pueden agrupar muebles o emplear alfombras. Una parte debe ser ideal para conversar en familia o con amigos y allí será preciso contar con sillas cómodas, una mesa pequeña, un sillón otomano y algún mueble para disponer de un mini-bar. En este caso es importante que, de haber alfombra, sea fácil de limpiar ante manchas de comida y bebida. Otra zona debe destinarse a la televisión y al DVD, con un sofá, sillones y/o puffs, y una mesita ratona. Un sector orientado a la lectura es otra excelente idea: con una alfombra mullida, una biblioteca, un sillón cómodo y una buena lámpara. Para las familias con niños pequeños es recomendable definir una zona para jugar, con alguna alfombra resistente y despejada de objetos frágiles o peligrosos. Siempre hay que dejar pasillos internos para que no se dificulte la circulación entre las áreas del living.
  • Controlar la variedad de estampados a utilizar. Para evitar un caos visual, muy poco elegante, por cierto, hay que elegir uno o dos estampados para las cortinas, almohadones, alfombras y tapicería, y luego emplear colores lisos, siempre a tono con las paredes y el cielorraso. Un mismo estampado puede explotarse en telas de diversas texturas para lograr una decoración armónica.
  • Elegir criteriosamente los accesorios a presentar en el living. No es aconsejable atiborrar el ambiente de cosas. Por el contrario, lo mejor es contar con pocos objetos, pero de gran atractivo, capaces de darle un toque mágico al ambiente: floreros, relojes, porcelana, platería, objetos de colección, pinturas y esculturas.

Comedor

El comedor es, quizás, uno de los ambientes que ha perdido más vigencia en los últimos tiempos. Esto ha sucedido por varios motivos: por una parte, la gente tiende a comer más rápido y a evitar, al menos en la vida cotidiana, largas ceremonias a la hora de la comida; por otra parte, los comedores generalmente son demasiado formales e incómodos y son abandonados, ya que las personas prefieren comer algo en la cocina. Ambas razones, como es posible ver, están conectadas.

Para que un comedor funcione diariamente es importante que tenga una atmósfera acogedora y que, por sobre todas las cosas, sea funcional. La familia y los amigos deben sentirse gustosos y con ganas de permanecer allí aún después de la comida. Lo mejor es decorar un comedor de modo tal que sea a la vez lo suficientemente formal como para poder recibir visitas importantes, y también ameno e íntimo. Algunas pautas que siguen los decoradores profesionales son las siguientes:

  • Elegir un estilo que combine con la línea estilística general de la casa.
  • Elegir muebles cómodos. Se debe contar con una mesa mediana, sillas ergonómicas, armarios para guardar los utensilios, etc.
  • Guardar los utensilios, mantelería y vajilla en armarios de fácil apertura, dentro del comedor mismo, para evitar ir y venir a la cocina.
  • Contar con luces que puedan graduarse, para obtener así la iluminación correcta en cada ocasión (romántica, brillante, tenue, entre otras opciones).
  • Emplear, fundamentalmente, colores cálidos en un matiz suave, tales como terracotas, naranjas amarronados, amarillos cremosos o dorados y rosas viejos. Está comprobado que estos colores son ideales para los ambientes en los que se come, porque estimulan el apetito. Cuando un comedor está pintado con estas gamas, la gente quiere permanecer durante más tiempo allí. Lo contrario sucede con el color azul en todas sus variantes.