Criterios básicos de decoración de interiores

¡Tener una casa hermosa es posible! Y para ello no se necesita ser millonario, sólo basta con contar con el asesoramiento de decoradores de interiores profesionales. Ellos sabrán tomar las decisiones correctas para hacer los cambios deseados con costos accesibles. El equipo de expertos de BEAUTIFUL-HOUSE.NET le ofrece una guía simple con los principios fundantes de la decoración de interiores, para que Ud. pueda involucrarse por completo en el proyecto de decoración de su casa. Así, aún cuando no cuente con el tiempo completo para dedicarse de lleno a él, podrá comprender todas las decisiones de sus decoradores asistentes y podrá intervenir activamente realizando propuestas y sugerencias.

Los especialistas en decorar casas bellas señalan quince reglas básicas a seguir al pensar en la decoración de una habitación, más allá del estilo personal de cada persona. Aquí las enumeramos y explicamos:

  1. Buscar un estilo que realmente sea acorde a los gustos personales de los habitantes de la casa. Para que Ud. encuentre el estilo adecuado, es conveniente que lea revistas especializadas en decoración y que visite tiendas de muebles y accesorios tanto personalmente como por Internet. Cuando Ud. ya tenga una idea de lo que quiere, debe consultar con los decoradores de interiores profesionales, que sabrán plasmar sus deseos creando un espacio ideal. Para optimizar el trabajo de los especialistas es importante que Ud. dé la mayor cantidad posible de detalles respecto del estilo deseado (colores, telas, muebles, adornos, luces, etc.).
  2. Tener en cuenta el estilo arquitectónico de la casa y también el tipo de barrio en el que se ubica para poder desarrollar una decoración armónica e integrada.
  3. Tomar las medidas de la habitación a decorar (puertas, ventanas, pisos, etc.) y realizar un boceto inicial con la ubicación de los principales muebles, la diagramación de las luces y el diseño de pisos. Con este esquema Ud. podrá realizar las compras necesarias sin inconvenientes.
  4. Considerar las actividades que se realizarán en la habitación a decorar para definir los elementos que la integrarán. Así, es posible que en un living se desee incluir un estudio o un sector de juegos, lo cual debe tenerse en cuenta para realizar un diseño en función de estos requerimientos.
  5. Elegir el elemento que será el centro de las miradas en una habitación y alrededor del cual se organizará el diseño. Este foco puede ser una cama, un sofá, un armario o una ventana, entre otras cosas. La idea es resaltar un componente de la habitación que sea atractivo orientando la decoración hacia ese elemento, y disimular aquellos aspectos de una habitación menos atractivos. Así, por ejemplo, si el punto clave será un sofá, se puede crear un centro visual a partir de él colocando otros muebles en torno a él (mesa ratona, sillas, sillón otomano, etc.), iluminando especialmente ese sector de la habitación (con una lámpara de pie o con luces dicroicas, entre muchas otras opciones) y jugando con los colores de la pintura (por contraste o por similitud).
  6. Definir un esquema de color para la habitación a decorar. El color de las paredes y el cielorraso es fundamental para transformar por completo un espacio y para crear una unidad de calidad estética. El criterio básico para pintar interiores es elegir un color base para la mayor parte de la superficie a cubrir, luego seleccionar otro color que combine con el primero y por último, optar por un color vibrante para realizar detalles llamativos (en accesorios, en molduras o en guardas, por ejemplo). Los detalles en colores fuertes y atractivos, tales como el turquesa, el rojo o el verde permiten dar vitalidad y estilo a una habitación. Muchas veces el esquema cromático puede pensarse a partir de los colores presentes en una alfombra o en la tapicería de los muebles.
  7. Pensar el tipo de pisos, de muebles y de tapicería a emplear, siempre en equilibrio entre sí y con el esquema de colores elegido.
  8. Comprar en primer lugar los componentes principales de una habitación: muebles importantes (mesas, sillas, armarios, camas, sillones, etc.), alfombras, cortinas y luces. Recuerde que con alguno de estos componentes es posible crear un alto impacto visual: una alfombra de calidad dará máxima elegancia a un living, así como una cama exquisita puede transformar por completo un dormitorio. Una vez definido el esquema de colores de las paredes y el cielorraso, una vez pensado el tipo de piso, los muebles y la iluminación, es posible incluir los accesorios que mejor se adapten al estilo general creado para un ambiente.
  9. Considerar la casa como una totalidad. Ya se trate de decorar un ambiente o todos los ambientes de un hogar, siempre es importante que el proyecto de decoración tenga en cuenta la unidad de los espacios como un todo armónico. Entre las distintas habitaciones debe haber elementos en común, más allá de los rasgos característicos de cada una: algunos colores, tapicería, tipos de muebles, arte, estilo de accesorios, etc. De este modo se logra dar un sentido a la casa, sin que cada espacio parezca totalmente separado del otro.
  10. Definir zonas especiales dentro de cada ambiente, mediante distintos recursos: una alfombra pequeña con una mesita y cubos pueden estar presentes en un sector del living; también en una cocina es posible destinar una esquina a colocar una barra para tomar algo informalmente. De esta manera, el espacio es aprovechado en su totalidad, para las diversas actividades que en él se pueden realizar.
  11. Repetir colores, tapizados y otros criterios de la decoración para lograr un estilo consistente. Por ejemplo, si Ud. opta por colocar un florero con flores violetas en contraste con las paredes de tono amarillo, entonces es importante que haya algún otro elemento violeta, para crear cierta coherencia. Algunos accesorios en este color pueden ser una buena idea.
  12. Comprar muebles de calidad. Dado que los muebles son elementos que tienen mucho uso, es importante que sean buenos para que duren por un largo tiempo y no sea necesario cambiarlos pronto. A la hora de comprar muebles hay que prestar especial atención a los materiales de confección, al tipo de construcción y a las terminaciones. Invertir en buenos muebles es garantía de elegancia y también es una forma de ahorrar dinero, ya que durarán más tiempo en excelente estado. Por otro lado, una buena recomendación es comprar muebles clásicos, es decir, no demasiado extraños o de moda. Así, pueden usarse durante años combinados con accesorios de moda.
  13. Contrastar los diversos elementos de una habitación. Los muebles y accesorios pueden tener colores o texturas diferentes que contrasten entre sí, o también pueden contrastar con el color de las paredes. El contraste permite resaltar los diversos componentes.
  14. Elegir muebles acordes con las medidas de la habitación, es decir, ni muy grandes ni muy pequeños. Un mueble demasiado grande obstruirá el paso en un ambiente e impedirá incluir otros elementos. Por el contrario, un mueble de pocas dimensiones se perderá en una habitación.
  15. Crear equilibrio en un ambiente teniendo en cuenta el tamaño de los muebles. Así, ante una mesa de grandes dimensiones es preciso colocar un armario también grande que logre el equilibrio visual.